Los pedidos internacionales pueden estar sujetos a cargos de aduana y aranceles, que varían mucho según el país de destino. Estos cargos se pagan a su llegada al gobierno local por parte del cliente y no están incluidos en el precio de compra original ni en los gastos de envío.